El mundo de los perros

Hoy en día tenemos casi siempre prisa, nos cuesta ser pacientes y constantes, sin embargo, nuestros perros lo son. Así que, de nuevo, hay que aprender algo más de ellos.

No me acuerdo del primer día que la vi, por lo que no puedo contar nuestro encuentro desde el momento cero, pero sí recuerdo bien todo lo que compartí con Cani. Y eso no fue poco…

“Es que no se deja tocar las patas“. “Es que no le gusta que le miren los oídos“. “Uff, cortarle las uñas, es una pelea”. Creo que todos hemos dicho o escuchado algo parecido sobre nuestros perros en algún momento. Pero, ¿cómo evitarlo? ¿Qué puedo hacer para que mi perro se porte bien en el veterinario, que se deje cepillar o me deje curarlo en casa?

Mucha gente sigue pensando que el transportín o la jaula de transporte es algo negativo para el perro, que el perro está allí encerrado como si de una prisión se tratara. Pero como la mayoría de herramientas (y sí, un transportín es una herramienta), cuando se utiliza correctamente, ayuda y hace su papel.

La respuesta no es tan simple y, aunque a muchos no os gustará, yo digo que SÍ. ¿Por qué? Pues porque un bozal es una herramienta que, si se elige adecuadamente y se usa como y cuando toca, no tiene por qué ser molesta para el perro (y mucho menos para el propietario).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR